jueves, 14 de octubre de 2010

Un juguetito redondito

Esto es lo más nuevo que he hecho a patchwork. Lo ví en la revista manos maravillosas, y explican muy bien como hacerlo, así que me animé. Cuando ya había cosido una entera, encontré un poquito soso tanto colorido pero nada de ruido, así que cogí un cascabel y lo puse dentro de un plástico de esos huevos de chocolate con sorpresas porque mi intención es que se pueda lavar. El cascabel con el agua se oxidaría, pero dentro del huevo también entra agua, así que sellé el huevo con cola térmica, para que tampoco entre el agua dentro de él. Ahora la segunda pelota me gusta más, se oye el cascabel y un pequeño cloc-cloc. Ahora las dos pelotas son lavables además de llamativas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario